Analogías de las entidades vivientes

LAS ENTIDADES VIVIENTES Y LOS NIÑOS (2:2:6)

Si queremos terminar definitivamente con nuestra vida condicionada, debemos adoptar la adoración del Señor Sri Krsna, Quien está presente en el corazón de todos por Su afecto natural por todos los seres vivientes, quienes son en realidad partes y porciones del Señor. El bebé en el regazo de su madre, está naturalmente apegado a la madre, y la madre está apegada al niño. Mas cuando el niño crece, y se maravilla ante su entorno,

gradualmente se desapega de la madre, aunque la madre siempre espera alguna suerte de servicio del hijo crecido, conservando el mismo afecto por él, aunque el niño lo haya olvidado. Asimismo, puesto que todos somos partes y porciones del Señor, el Señor siempre es afectuoso para con nosotros, y El siempre trata de llevarnos de vuelta al hogar, de vuelta al Supremo. Pero nosotros, las almas condicionadas, no nos preocupamos por El y en vez de eso corremos tras las relaciones materiales ilusorias.

LOS SERES VIVIENTES DEL SEÑOR Y EL HIJO DEL PADRE (2:lO:45)

Cuando el Señor arroja Su mirada trascendental sobre la naturaleza material, sólo entonces puede ésta actuar, tal como un padre que se relaciona con la madre quien entonces puede engendrar un niño. Aunque al hombre ordinario le parezca que la madre da nacimiento al niño, el hombre sabio conoce que es el padre quien da nacimiento al niño. Por lo tanto, la naturaleza material produce las manifestaciones móviles e inmóviles del mundo material, después de haber sido tocada por el Padre Supremo, no de manera independiente.

EL SER VIVIENTE Y EL BEBEDOR (2:9:25)

El Bhagavad-gita confirma que el Señor está situado en el corazón de todos como testigo, y en su calidad de tal, El es el director supremo de la sanción. El director no es el

disfrutador de los frutos de la acción, pues sin la sanción del director, nadie puede disfrutar. Por ejemplo, en una zona prohibida, un bebedor habitual formula su solicitud al director de bebidas, y éste, considerando su caso, sanciona una determinada cantidad de licor para beber. Asimismo, todo el mundo material está lleno de muchos bebedores, en el sentido de que todas y cada una de las entidades vivientes tiene algo en mente para disfrutar, y todos desean la concreción de sus deseos con mucha fuerza. El Señor Todopoderoso, siendo muy amable con la entidad viviente como el padre lo es con el hijo, concede el deseo de la entidad viviente para la satisfacción infantil. Con tales deseos en mente, la entidad viviente en verdad no disfruta, sino que sirve a los caprichos del cuerpo innecesariamente, sin provecho alguno. El bebedor no deriva ninguna ganancia de la bebida, mas dado que se ha vuelto un sirviente del hábito de la bebida y no desea salir de él, el misericordioso Señor le da todas las facilidades para concretar tales deseos.

LOS SERES VIVIENTES Y EL CALOR (2:9:34)

La energía superior del Señor no es tan buena como el Señor, aunque hay una muy pequeña diferencia entre la energía y el amo de la energía, o el fuego y el calor. El fuego está poseído de calor, pero el calor no es fuego. Este simple hecho no es comprendido por el hombre con escaso acopio de conocimiento, quien proclama falsamente que el fuego y el calor son lo mismo. Esta energía del fuego (el calor) es aquí explicada como un reflejo, no es directamente fuego. Por lo tanto, la energía viviente representada por las entidades vivientes es el reflejo del Señor, y nunca el Señor Mismo.

LAS ENTIDADES VIVIENTES Y LAS CHISPAS DEL FUEGO (3:7:9)

Las entidades vivientes son como los rayos del sol. Aunque como se explicara anteriormente no hay diferencia cualitativa entre el sol y sus rayos, los rayos del sol a veces son cubiertos por otra energía del sol, a saber, las nubes o la nieve. Similarmente, aunque las entidades vivientes son cualitativamente una con la energía superior del Señor, tienen la tendencia a ser dominadas por la energía material inferior. En los himnos Védicos se dice que las entidades vivientes son como las chispas del fuego. Las chispas del fuego también son fuego, pero la potencia quemante de las chispas es diferente de la del fuego original. Cuando las chispas dejan de estar en contacto con el fuego original, se colocan bajo la influencia de una atmósfera no ígnea; así, mantienen la potencia para ser nuevamente una con el fuego como chispas, pero no como el fuego original. Las chispas pueden permanecer eternamente dentro del fuego original como sus partes y porciones, mas en el momento en que las chispas se separan del fuego original, comienzan sus miserias y mala fortuna. La conclusión evidente es que el Señor Supremo, Quien es el fuego original, nunca es dominado, pero las chispas infinitesimales del fuego pueden ser dominadas por el efecto ilusorio de Maya.

LA ENTIDAD VIVIENTE EN EL CUERPO Y EL EMPRESARIO EN EL AUTOMOVIL (4:2O:12)

Podría surgir la pregunta de que si la entidad viviente tiene que actuar como el superintendente de las actividades de la combinación del cuerpo, ¿cómo entonces puede permanecer indiferente a las actividades del cuerpo? Aquí se da la respuesta: estas actividades son completamente diferentes de las actividades del alma espiritual de la entidad viviente. Al respecto, cabe citar un ejemplo concreto. Un hombre de negocios sentado en su auto, supervisa su recorrido, y aconseja al conductor. El sabe cuánta gasolina se emplea, y conoce todo acerca del automóvil, mas aún así está aparte del auto piensa en sus negocios y su oficina. No tiene ninguna relación con el auto, aunque está sentado allí. Así como el hombre de negocios está siempre absorto en sus negocios, así la entidad viviente puede absorberse en pensamientos de rendir servicio amoroso al Señor. Entonces será posible que permanezca separada de las actividades del cuerpo material. Esta posición de neutralidad, sólo es posible para el devoto.

LAS ENTIDADES VIVIENTES 'DISFRUTANDO' Y LOS NIÑOS

'COCINANDO'(4.24:63)

Es sólo debido a que las entidades vivientes quieren imitar al Señor en Su disfrute, que se crea este mundo material, por la energía latente del Señor. Por ejemplo, a veces los niños quieren imitar a su madre y cocinar, y en ese momento, la madre les da algunos juguetes de manera que los niños puedan imitar cómo ella cocina. Similarmente, cuando algunas de las entidades vivientes, quieren imitar las actividades del Señor, el Señor crea esta manifestación cósmica para ellas.

LA ENTIDAD VIVIENTE Y EL PERRO (4:29:30)

La condición de la entidad viviente es similar a la del perro. Puede que un perro tenga un amo muy rico, y puede que sea un perro de la calle. Como perro del hombre rico, vivirá con mucha opulencia. En ocasiones, en los países occidentales, nos enteramos de un amo que lega millones de dólares a su perro. Por supuesto, hay muchos perros vagabundeando en la calle sin comida. Por lo tanto, es muy apropiada la relación asociativa de la entidad viviente con el perro.

LA ENTIDAD VIVIENTE Y EL ELEMENTO TIERRA (l0:4:l9)

Podemos ver en este mundo que aparecen potes, muñecos y otros productos de la tierra, se rompen y luego desaparecen, mezclándose con la tierra. Similarmente, los cuerpos de todas las entidades vivientes condicionadas son aniquilados, pero las entidades vivientes, como la tierra misma, son inmutables y nunca son aniquiladas.

LA ENTIDAD VIVIENTE Y EL AIRE (BG 15:8)

La entidad viviente en el mundo material, transporta sus diferentes concepciones de la vida de un cuerpo al otro, así como el aire transporta los aromas. Por ello, toma una clase

de cuerpo y nuevamente lo deja para tomar otro.

11 views

© 2017 International Krishna Chaitanya Mission