El olvido de los Humanistas


La Fuente de todas las manifestaciones eternas y temporales está confinada solo en Sri Krishna. Las fases no absolutas son emanaciones de una potencia particular cuyas distribuciones analíticas se conocen como gunas o cualidades. En el factor del tiempo, están ramificadas como pasado, presente y futuro y sus representaciones materiales tienen tres características, a saber: Evolución, sustento y disolución. La Fuente es Absoluto y sus emanaciones marginales son infinitesimales absolutos, aunque sean reconocidos en las mismas cualidades. Su referencia cuantitativa se considera aparte del Absoluto, pero influida por una cualidad y su característica especial es que la modalidad infinitesimal no debe confundirse con la Infinitud.

Los recursos de naturaleza manifestada tienen su origen común en la existencia absoluta de la Fuente. La delegación de poder del Infinito Absoluto se remonta en el espíritu y en la materia. La familia de representaciones temporales cualitativas posee numerosas entidades aisladas, por lo que los infinitesimales absolutos se agrupan en una diferencia magnatudinal de la Fuente.

La figura humana actual o la figura de un miembro del reino animal o de uno de la familia de las especies fitográficas tiene una posición restrictiva y dependiente y es probable que cambie en la forma de crecimiento y deterioro. La naturaleza interna de los infinitesimales absolutos es el espíritu y toma la iniciativa; mientras que, la diferencia de cualidad no puede mostrar el poder de tomar iniciativa, similar a la de las entidades vivientes.

Las dos potencias que posee la Fuente son conocidas como espirituales y materiales. El marco de la vida nunca debe confundirse con la vida misma. así que hay una amplia distinción de aspectos entre las dos familias de espíritu y materia. La fase predominante se ejerce en la atmósfera material que puede ser controlada por la animación. El mundo animal difiere de la estructura materialista, aunque está dotado de una asociación material en su apariencia externa. A menudo podemos distinguir entre un cuerpo vivo y uno muerto. El advenimiento generativo tiene un comienzo más pequeño para desarrollarse y crecer, y la eliminación del principio de vida de la estructura en sí tiene diferentes denominaciones.

En el pensamiento semítico no encontramos especulación metensomatosa; por lo tanto, son propensos a considerar el espíritu como una composición de incidentes ocasionados, y esta combinación de materiales como el punto de partida de las almas. Así que estos pensamientos se oponen a la teoría inculcada por la concepción de seelanwanderung o metempsychosis. La visión espiritista es muy diferente de la idea de congregación material que se considera erróneamente como la composición del alma eterna. Por otro lado, los pensamientos no semíticos se apartan de las ideas semíticas de composición accidental no transmigradora.

La explicación de los diferentes métodos de los dos rumbos (el tabernáculo y la entidad animadora temporal interna) nos puede llevar a un elemento diferente en la entidad trascendental más allá de nuestra concepción sensual cuando consideramos la verdadera posición eterna de los infinitesimales absolutos, por seguir la analogía de envolver a la entidad con dos tipos de prendas que cubren lo mismo que las incorporaciones. Las cubiertas, aunque extrañas, se amalgaman para crear una confusión de su posición aislada natural.

Las porciones de materia, en el factor del tiempo, pueden cambiar. Pero el sustrato, el espíritu, no está obligado a sufrir una transformación como las partes extrañas unidas a las mismas por las prácticas convencionales. La propia teoría se explica en otras palabras por la actitud de encuentro de una potencia diferente de la Fuente para efectuar las conversiones por medio de decoraciones temporales. La función ejercitadora del espíritu se ve más o menos impedida por la agencia de contrarrestar una potencia diferente del Absoluto. Entonces, la susceptibilidad de ser atacado es un elemento inevitable en el espíritu infinitesimal que es diferente del infinito espiritual.

La conversión o la mezcla con el polvo material temporal no debe ni puede desfigurar el Infinito del Espíritu, ya que el valor de los espíritus infinitesimales no debe ser idéntico a la Fuente y a Su emanación, como un lápiz de rayo particular no debe ser confundido con el disco brillante del que provienen los rayos. No se debe considerar que la Fuente Absoluta del espíritu duerme como los infinitesimales absolutos sujetos a las otras potencias del Absoluto. La naturaleza de los espíritus de la potencia marginal de la Fuente no necesita ser afirmada con el conocimiento objetivo de la concepción mezclada. La naturaleza del Infinito Absoluto no debe normalizarse en la misma línea que Sus infinitesimales. Los espíritus se observan en dos etapas diferentes; mientras que la Fuente eterna de todos los espíritus no tiene bifurcación. No se puede esperar que el Absoluto Infinito sea acomodado en la referencia finita de fenómenos que tienen méritos limitantes.

Sólo la Fuente tiene reservada la ubicuidad; mientras que todos los aspectos ubicuos faltan en los infinitesimales. Por lo tanto, el aislamiento y la asociación de los infinitesimales con el Infinito no deben ser reconocidos como dos entidades diferentes. El placer y el dolor son de la misma estancia temporal y se cuentan de manera diferente en su condición de gradación. Las potencias eterna y temporal tienen sus dos ámbitos, y en el límite de las dos, la potencia marginal se puede rastrear fácilmente. Los miembros de la potencia marginal pueden reclamar una de las dos potencias a la vez que son lugares de doble ala de su habitación. Los fenómenos mundanos tienen una situación temporal; mientras que, las manifestaciones eternas de la Trascendencia no están sujetas a la atmósfera de insuficiencia, límite e imperfección de los fenómenos.

La potencia de la zona marginal se puede rastrear para mostrar su posición neutral, que es normal y no propugna en ese momento la causa de la manifestación temporal o eterna de la Fuente. Los miembros de esta potencia tienden a olvidarse de su situación eterna, cuando tienen una afinidad más fuerte para vivir en esta región temporal como señores y, por su inherente libre voluntad, no quieren someterse a sus funciones eternas de la trascendencia. La conducta olvidada de un miembro de la potencia marginal no puede acoger la guía de la eterna sabiduría bendita de un devoto. Los objetos malintencionados y tentadores de los fenómenos a menudo dictan la necesidad, en el corazón de un espíritu débil, encogido y olvidadizo, de su participación habitual en el disfrute de esta esfera material.

La adquisición eterna de los miembros de la potencia marginal no puede disociarse de sus personas. El impersonalista tiene una impresión no diferenciada de todos los espíritus en uno. Si una persona tonta presenta un argumento erróneo por haber sido dotado con la susceptibilidad de olvidarse de su función eterna, y por lo tanto, debido a que se debe culpar a la Fuente por delegarle un poder inadecuado, no se le debería haber responsabilizado la investidura incompleta sobre él solo con total libertad, entonces este personaje polémico de la escuela semítica puede ser fácilmente conocido por un conocido de la preposesión del elemento espiritual independiente inherente a la potencia marginal para enredarse en una situación indeseable.

El libre albedrío de un infinitesimal absoluto no puede negarse como una calidad limitada como el material característico de la naturaleza fenoménica.

El infinitesimal absoluto tiene su libre albedrío, y por su libre albedrío puede presentarse como un agente olvidadizo o puede despertarse a sí mismo por su función eterna original de recordar sus propias hazañas eternas. La Fuente nunca desea engañar ni obligar a Sus partes: los espíritus infinitesimales al privarlos de tal libre albedrío, sino que les permite la libertad inherente a ellos. Las almas condicionadas, por su propia discreción, entran en estados de ánimo bastante apáticos por no servir a la Fuente cuando Él mismo envía Su mensaje de liberarlos a través de Sus mensajeros que actúan como guías espirituales para los injustos. Tanto el pueblo semítico como el no semítico viven en la impersonalidad del Absoluto; mientras que, los ojos claros de los devotos pueden ver la personalidad de Dios como la Fuente de muchas energías conflictivas y en contienda que fomentan los caprichos de las diferentes partes. La propensión al olvido es permitida por el libre albedrío de los no devotos, quienes adoptan procesos erróneos como sus principios rectores.

(Un artículo publicado originalmente en The Harmonist el 19 de septiembre de 1934 - Vol. XXI No.2)


6 views

© 2017 International Krishna Chaitanya Mission